Para nosotros lo primero,son las personas.

 Nuestro origen: 

La pasión de un hombre ( Hans Demant)  por ayudar a su esposa a llevar una calidad de vida mejor, en la que su pérdida auditiva no fuera un obstáculo lo llevó a la fundación en 1904 de Oticon.

Esta pasión  por ayudar a las personas con pérdidas auditivas a llevar la vida que desean ha sido nuestro hilo conductor en la actualidad y de cara al futuro.

 

Nuestro compromiso: 

A través de una adaptación profesional,  apoyar a las personas a recuperar la capacidad de comunicarse con sus seres queridos , brindando así una mejor calidad de vida  y  favoreciendo una participación activa en la sociedad.

 

Historia
Historia